Friday, November 13, 2009


¿Quieres ser mi exnovia?
 

Hoy, viernes 13 de noviembre de 2009, puedo llamar a una exnovia al azar y pedirle un favor cualquiera. Creo que todas estarían dispuestas a ayudarme. ¿Cuántos de los lectores de este blog pueden decir lo mismo?

Y no es que mis exnovias sean muchas, pero aunque se trate de solo tres o cuatro, no todo el mundo puede decir que lleva un trato amable con sus “ex”.

No hacerlo es un error. El rompimiento de las relaciones sentimentales es traumático, por lo menos para una de las partes, pero cuando el odio se convierte en resignación y la resignación evoluciona en aceptación, dos personas experimentan un verdadero nirvana de cordialidad.

Esto ocurre, básicamente, porque la categoría de exnovios es inmortal. Es el único estatus eterno. Normalmente las personas no piensan mucho en eso, porque prestan más atención a la relación “mientras dura”, y olvidan el carácter sempiterno de la post-ruptura.

Hagan el balance con todas las demás relaciones de amistad, noviazgo y amantazgo, público o clandestino. Todas se caracterizan por periodos indeterminados, pero perecederos, que en ocasiones permiten el paso de un estatus a otro: De amigo a amante, de amante a novio, de novio a esposo. ¡Y ni siquiera el matrimonio se salva! El cura lo dice clarísimo: “hasta que la muerte los separe”.

Con el rótulo de exnovio es diferente. Ninguna de mis exnovias puede dejar de ser mi exnovia y no puede hacer nada al respecto. Aunque se arrepienta de haberse cuadrado conmigo, lo único que puede hacer es terminarme, y adivinen en qué me convierte.

Eso da todo un nuevo significado a la canción de misa “Si el grano de trigo no muere...”

No importa si se casa, si tiene hijos, si se separa, si sale del closet. ¡Nada! Ni siquiera la muerte vence el estatus, porque no hay cláusulas legales de desvinculación por fallecimiento.

5 comments:

La Pitu said...

Wow Mono, nunca había pensado en que ese status no se borra ni con clorox.....hace poco alguien se acerco a una amiga mia y la manera de recordarle quien era él, fue decirle "yo era exnovio de la Pitu". Lamentablemente no con todos se puede conservar ese grado de coordialidad por muchos motivos...pero en fin, como dices tu....ese rótulo nos seguirá hasta la tumba. =)

Yaya said...

jajajaja mi novio acaba de hacer un comentario que me hizo reir mucho jajaja "y que si te vuelves a cuadrar con tu ex?, ahi deja de ser ex novio" jajaja besos primoooooooooo

Anonymous said...

Es una dicha que las relaciones de "amantazgo" se mantengan clandestinamente y cuando se acaba la relación uno no se refiere al pesonaje como "mi ex-amante", y uno puede mandarlo/a más fácil al carajo, sobretodo si se arrepiente, porque queda la ventaja de que siempre ha carecido de rótulo.
Definitivamente hay que pensar dos veces y hasta más, antes de darle a alguien el estatus de novio/a.

Crisol said...

es como siempre me he preguntado... ¿por qué el hermano de mi novio es mi cuñado, pero también soy cuñada para la novia de su hermano,.... o en mi caso el novio de mi hermana es mi cuñado? ¿No deberia haber distinción, otra palabra o algo parecido? como una relación madre - hijo; hijo - madre... es solo cuñada - cuñado mmm raro y ya me enrede.

Crisol

Luz María Uribe Escobar said...

De acuerdo. Una relación cordial con los ex novios es una dicha. Si uno fue buen novio y no terminó por alguna embarrada fea, siempre se puede construir una relación de amistad, con algo de tiempo de por medio, claro está. Pero, en general, son personas que uno quiso mucho, que lo conocen a uno bien y que -en nombre de ese afecto pasado- pueden ser compañías oportunas.