Friday, January 26, 2007

Las medidas que no importan

¿Cuánto pesó su desayuno de hoy? ¿cuántos gramos de carne hacen que una hamburguesa sea grande? ¿cuántas onzas de gaseosa caben en un vaso grande?

Personalmente, no sé y no me importa. Mejor preguntemos algo lógico: ¿por qué las cadenas de comida rápida esperan que sus clientes se conviertan de la noche a la mañana en conocedores de este tipo de temas?

Dos ejemplos claros. Hace unas semanas fui a Juan Valdez con mi jefe. Después de ver que habían cambiado los tamaños de los vasos, la cajera hizo varios intentos por explicarnos que las modificaciones nos beneficiaban. Su diálogo, tan cordial como inútil, estuvo cargado de frases como: “ahora el mediano es mejor, porque es de 12 onzas” o “el grande ya no es el más grande, porque es 3 onzas más pequeño que el jumbo”.

Días después fui a almorzar a El Corral. Después de ver un menú con cientos de opciones señalé la fotografía con mayor resolución, no sin antes preguntar si la porción era generosa. “¡Por supuesto!”, contestó el muchacho de la caja. “Es una carne de 125 gramos”.

¿Qué se supone que significa eso? ¿Cuál es el gramaje que mide la generosidad de una hamburguesa? ¿Cuántas onzas de café se deben pedir por cada 25 gramos de pan? Si van a hablar en navajo sugiero que cambiemos las preguntas y los cuestionemos en sus mismos términos.

La próxima vez que me digan que una hamburguesa es de un cuarto de libra, voy a preguntar: “Bueno, sabiendo que soy un varón de 26 años y contextura media, ¿cuántos centímetros cúbicos de estómago considera que ocupará dicha hamburguesa y en cuántos cuartos de hora me volverá a dar hambre?”.

2 comments:

Anonymous said...

Juan AMOOOOOOO tu Blog, me encanta, me parece VERTE haciendo esa reflexiones...
Gracias, me alegra el dia.
Un abrazo...

Pets said...

...