Wednesday, August 16, 2006


Responsabilidad social... mendigando reconocimiento público

“¿Me regala para un pan?” es el lugar de las teorías sin valor. Por eso, es el mejor espacio para publicar la percepción de algunas empresas sobre la Responsabilidad Social Empresarial.

Este tema, tan de moda en las empresas colombianas, es en realidad la oportunidad que tienen las organizaciones para mostrarle al mundo que sí les importa lo que pasa a su alrededor.

Aplaudo iniciativas ecológicas, de educación para los menos favorecidos, de bienestar social en barrios como Ciudad Bolívar (Bogotá), de formación universitaria para los más pobres. Las aplaudo de pie porque eso es ser socialmente responsable y no hay otra forma de serlo.

Dejémonos de discursos de a peso. Dejemos de decir que somos socialmente responsables al cumplir obligaciones con nuestros trabajadores, accionistas, proveedores y el Estado.

¡Eso no es responsabilidad social! A los trabajadores les TIENE que pagar por su labor. A los accionistas les TIENE que mostrar resultados. Con sus proveedores TIENE que hacer negociaciones y al Estado le TIENE que pagar los impuestos que le corresponden.

Si deja de hacer alguno de los anteriores, su empresa no funciona. No venga a gritar a los cuatro vientos que es socialmente responsable porque paga impuestos y no sea tan desvergonzado de publicarlo. ¡Esa es su obligación, no sea descarado!

Deje de mendigar reconocimiento apareciendo en los medios de comunicación con frases como “Pagamos a tiempo a nuestros empleados. Eso es responsabilidad social”. ¡Mentiroso!, esa sí es su responsabilidad, pero no social.

El tema no es tan difícil. Señor empresario, ¿quiere ser socialmente responsable? Le tengo la fórmula: SEA RESPONSABLE CON LA SOCIEDAD. Haga acciones que sirvan a la comunidad y que no estén relacionadas con su negocio.

Haga como Meals, que tiene fundación (Cream Helado) para ayudar a los menos favorecidos y no se gana un peso por ese concepto.

Haga como Suramericana, que tiene un programa para dar trabajo y capacitación a los reinsertados y cree en la gente dándole una segunda oportunidad.

Haga como Sofasa, que dona dinero a fundaciones y NO LO PUBLICA EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Haga como se le dé la gana, pero haga algo por la sociedad. Le cambio sus discursos insulsos por acciones reales... y verá que el reconocimiento que mendiga llegará solito.

2 comments:

María Fernanda Bastidas said...

JuanK, me hiciste recordar las cientos de veces que he querido ayudar de una forma directa a personas que lo necesitan y se me ha quedado solo en ganas. $100, $200 o $500 en un semáforo, no es la solución a la grave situación en la que viven cientos de personas, ya sea por su estado de salud, por su situación económica, o por otras tantas razones que muchos de nosotros desconocemos o simplemente es más cómodo hacernos los ciegos, sordos y en muchos casos mudos. Sería importante también cuestionar no solo las iniciativas a nivel institucional, sino esas iniciativas individuales que podrían aliviar en algo la grave situación de personas y hogares. Es la indiferencia, uno de los problemas más grandes por los cuales nos vemos sumergidos en una situación social bastante complicada. Aplaudo como tú, a las empresas que deciden ayudar y a la vez hacerlo sin gozar de un reconocimiento público por ello. De paso dejo aqui una dirección eléctronica http://www.untechoparamipaiscolombia.org/, la cuál tengo curiosidad de visitar, a ver si finalmente me animo a dar algo más que limosna.

Cata Vega said...

Mira esto...
http://www.mapearse.net/
Y bájate el documento de IESO que es muy chevere...

Abrazos.