Friday, January 22, 2010



Teoría de sobreoferta de alternativas en los bienes de consumo
 

La diversificación es uno de los factores de éxito de un producto. Por eso hay muchos sabores de una misma marca, para que el consumidor se embelece y no tenga la oportunidad de decir que no. Si el señor no quiere de naranja, se le tiene de mora. Si no quiere de mora, se le tiene de uva.

¿Han visto cuántos sabores de refresco en polvo son variaciones de Naranyá? Mangoyá, Guayabayá, Fresayá, Morayá, Luloyá, Uvayá, Maracuyá (debería ser Maracuyayá). Se les están acabando las frutas populares. A este paso tendrán que recurrir a una línea criolla, con Pitayayá, Nisperoyá, Uchuvayá y Guamayá, o a una edición gourmet, con Lycheeyá, Blueberryyá, Noniyá y Mangostinoyá.

Esa diversidad me aterra. Hay frutas que son horribles en su estado natural, en jugo, en papilla, en polvo… “Pero no nos podemos detener”, pensarán los creativos de mercadeo, “porque la innovación es una demanda constante”.

Ese afán de atraer al cliente ha llevado a algunas marcas a ofrecer productos con sabores y olores que no deberían estar en una góndola de supermercado.

Seguimos esperando la comida para gatos con sabor a ratón, un producto perfectamente válido. Pero, en su lugar, la comida para gatos ahora viene con sabor a hígado de ternera, lo que resulta perfectamente lógico si pensamos en los mininos que vagan por las praderas cazando becerros para extraerles los órganos.

O la comida para perros con forma de huesitos. ¿En serio creen que los engañamos con eso?

Mi favorito es el ambientador con olor a bebé. ¡Sí señor, olor a bebé! No me lo estoy inventando, lo vi en un supermercado y lo compré hace un par de años.

Siempre quise que algún visitante lo usara y dejara la casa hediendo a guardería, ante la mirada sospechosa de los presentes. ¡Pero tranquilos!, no fue una emergencia intestinal. Acabo de atender un parto en el lavamanos.

¿De dónde sacan el olor a bebé? Porque el olor a pino lo sacan del pino, y el olor a orquídeas lo sacan de las orquídeas.

Tal vez mojan infantes, los ponen a escurrir y envasan el remanente. En ese caso deberían poner en la etiqueta: “Respire tranquilo. Ningún bebé fue herido en la obtención del aroma que usted disfruta”.

7 comments:

Marce said...

Jajajajaj-.- es probable que lo hagan como la cerveza Duff negra...

Carlos SIlva -Baygón said...

jajajajajajajjaaaa
casi me meooooooo

Pilar Londoño said...

JAJAJJAJJAJAJA, ¡está muy bueno, Juan!

Virulo said...

Jaja... te faltó el olor a "nuevo", que también lo vi como ambientador para carros...

Anonymous said...

este si que estuvo para morirse de la risa, no puedo parar

Françoise said...

jajajajajajajajajajajajajaja, con tal que sea olor a bebe recien bañado jajajajjajjajaja de lo contrario, paso! jajajaja

Anonymous said...

Precisamente estaba pensando que los bebés simplemente huelen a mierda... a quién se le puede ocurrir que semejante cosa venda...